El Águila que Despreció a su Maestro - Fábula

Está es una hermosa fábula conocida que la he modificado, dándole otro giro literario y narrativo para lograr enseñar una muy complicada verdad. Espero que lo entiendan y si no me dejáis un mensaje.

Está era un águila vieja, pronta a morir, que viendo hacia una granja en pleno vuelo, diviso a un individuo de su misma especie. Acercándose le dijo: 

- “Hola ¿Qué haces tú aquí con ellos?

- Respondió: “Yo soy como ellos, soy ellos”.

- El águila vieja replicó: Nooooooooooo, tú eres como yo!!!

- Él chiquillo dijo: ¿Un viejooo?

- No idiota, un águila. Tú puedes volar, conquistar los cielos, ser el rey de las montañas.

- Pero cómo es eso. A mí siempre me enseñaron a comer maíz, a cacarear, a estar entre ellos y a esperar que me maten para que me coman.

- Oyee reconcha tu mare, mira bien lo que voy a hacer.

El águila vieja se paró y en su majestuosa vejez agitó las alas suavemente, aumentando su ritmo lentamente. Así hubo ganado altura del piso asombrando a todos los que estaban alrededor. Este gesto dejó boquiabierto al individuo, que en realidad era un águila joven.

- Ahora te toca a ti, dijo el águila viejo al águila joven.

Temeroso, dudoso, incrédulo, se paró y empezó a agitar las alas. Superó su miedo y empezó a ganar altura: 1 metro, 1 metro y medio, 4 metros, 8 metros. El águila joven estaba feliz porque el viejo incluso le había enseñado a volar muy bien a 20 metros de altura. Entonces el viejo dijo:

- Es hora de enseñarte a conquistar los cielos y que te vuelvas también el rey de las montañas.

- ¡No! –replicó el águila joven. No voy a depender toda mi vida de un viejo como tú, lo haré solo.

- ¿Estás seguro? – respondió el águila viejo sorprendido.
Entonces al mirarle, el águila joven alzó vuelo por sí solo, yendo solo se alejó de la granja. Llevado por sus alas alcanzó los 600 metros, los 800, los 1000 metros y hasta más de los 1200 metros de altura y ¡solo!

Cuando de pronto empezó a sentir la presión de la atmósfera, respiraba con dificultad por su falta de costumbre, la fortaleza de la altura empezó abatiendo su cuerpo y al no poder controlarse por los metros que ya llevada en el aire, se chocó fuertemente contra un árbol en una montaña, golpeó bruscamente contra una roca antes de caer en tierra sobre una pequeña hendidura.

Malherido, con las alas sin poder moverlas, el águila joven deseaba vehemente que llegara el águila viejo, pero aquel viejo que estaba moribundo, había dejado el mundo en vuelo hacia otros cielos. El águila joven no lo sabía.

Pasaron 20 días hasta que el granjero de pura casualidad, buscando en esos lugares unas hojas medicinales, lo encontró. Lo recogió debilucho, herido y lánguido. Se lo llevó otra vez a la granja. Al sanarse, frustrado por su desgracia y su falta de aprendizaje de la clase más importante que rechazó del viejo, en vuelo lo buscó y no halló más que un poco de tierra y algunas plumas del anciano. Entristecido, volvió a la granja, en agradecimiento al granjero por haberlo salvado, decidió cuidar la granja y a las gallinas, haciendo rondas en vuelo por todo el lugar.

Publicaciones interdiarias, 07:00 a.m. (Zona horaria UTC or GMT -05:00) ¡¡¡Gracias por tu Visita y No olvides regresar!!!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Fruto, sus partes y tipos de frutos. La Semilla, partes. Diseminación y Germinación.

Análisis de las Corrientes Literarias de la Literatura Peruana