Mitos en Relación al Estrés.


En el acervo popular suelen repetirse falsedades, que dichas una y otra vez, y pasadas de boca en boca terminan convirtiéndose en realidad en la mente de muchos. Por ejemplo, aquí damos algunas ideas que no hacen sino confundir el verdadero sentido de este problema.
  • “Los síntomas del estrés son solo una fantasía de origen emocional y no pueden afectar realmente”. Lo real es que hay una íntima unión entre la mente y el cuerpo, lo que comienza siendo algo netamente emocional, tarde o temprano va afectar el organismo.
  • “Solamente los gerentes y los ejecutivos más importantes de las empresas están expuestos al estrés”. En realidad no importa la condición social o laboral. Un estudiante, un niño, un empresario, un comerciante, un policía, una ama de casa, y cualquier persona, hasta un religioso puede padecerlo y con una intensidad variable que no depende de su trabajo, sino de las características personales y del ambiente donde se desarrolla la situación estresante.
  • “Un sedante o un calmante es suficiente para poder paliar los síntomas del estrés”. No soluciona nada, hay que entender las causas profundas del estrés, y se toman medidas realmente eficaces que vayan al fondo de la situación. Todo paliativo será solamente un placebo que lo único que logrará es el autoengaño.
  • “Las vacaciones son un agente eficaz en contra del estrés”. En realidad cuando las causas no son atendidas las personas llevan el estrés a su descanso junto con su maleta de viaje, y lo continúan teniendo cuando se reintegran a sus labores.
  • “Si el trabajo y el entorno laboral son estresantes, no hay nada que yo pueda hacer, es algo que tendré que aceptar como inevitable”. Las personas se estresan en estrecha relación con su medio ambiente. Siendo los ambientes laborales creación humana, es perfectamente posible aspirar a cambiarlos, empezando por modificar conductas personales que no ayudan a un buen equilibrio.
  • “Solo situaciones negativas son las causantes del estrés”. Aun una alegría o una situación positiva, como la asistencia a una boda o una graduación, pueden ocasionar estrés.
  • “Los jóvenes tienen más capacidad para enfrentar el estrés que los adultos”. Los jóvenes se ven enfrentados a situaciones que no conocen y, por lo tanto, de pronto se ven sobrepasados en sus capacidades para hacer frente a los desafíos que la vida les presenta. Los adultos harían bien en entender las características particulares de la adolescencia y la juventud para poder colaborar y no entorpecer la relación de los jóvenes con el estrés.
  • “Los conceptos religiosos no tienen ninguna importancia con el estrés”. Los factores estresantes serán mejor evaluados y enfrentados si las creencias religiosas son suficientemente esperanzadoras para orientar la vida de la persona.
Todo lo anterior implica que el estrés es mucho más complejo de lo que acostumbramos admitir. Por esa razón, no se lo puede abordar solo desde una perspectiva. Hay que ver varios enfoques y realidades humanas con las que tiene que lidiar la persona en el día a día.


Publicaciones Diarias en horario de 07:00 a.m.y de 6:00 p.m. (Zona horaria UTC or GMT -05:00) ¡¡¡Gracias por tu Visita y No olvides regresar!!!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Fruto, sus partes y tipos de frutos. La Semilla, partes. Diseminación y Germinación.

Análisis de las Corrientes Literarias de la Literatura Peruana