La Composición, Concepto. Como hacer una buena Composición.


La composición.

Escribir es una tarea que exige serena consideración de lo que vamos a decir, de la finalidad de nuestras palabras, de la manera más adecuada en que vamos a construir nuestras páginas.
Los momentos de la composición.

Al empezar a escribir nos sentimos a veces (A) vacíos, en blanco, porque tenemos muy poco, casi nada que decir; otras veces (B) nos vemos aturdidos por los materiales, tenemos mucho que decir y no acertamos un orden por dónde empezar. Son dos problemas diferentes.

En ciertas ocasiones al empezar (C), ya conocemos la arquitectura racional del conjunto, pero carecemos del tono adecuado, de la sintaxis apropiada. En otras, sin embargo, (D), es el tono casi música del conjunto el que poseemos, aunque no sepamos como ordenar los materiales.
Por esta múltiple experiencia es indispensable profundizar en esos tres momentos abstractos que la enseñanza tradicional ha señalado para la composición: invención, disposición y elocución. De otro modo, si repetimos las generalidades acostumbradas no solo será inútil el distingo, sino, además, falsificador de la realidad.

En el caso (A) no cabe inventar. Mejor que la invención es el descubrimiento de un tema en nuestra experiencia. La base del descubrir es el haber experimentado ávidamente la realidad, observándola atentamente y considerando minuciosamente, desde nuestra sensibilidad alerta y consciente, sus matices. Eso es la invención, nunca será la creación racional a partir de la nada.
Los casos (B) y (C) revelan que es necesario, después de poseer el tema y los materiales, organizar el conjunto, planear el desarrollo. Pero para poder disponer, es imprescindible tener un punto de vista, una perspectiva particular para enfocar el tema (el aula de clase –tema-, desde el punto de vista de su ventilación –perspectiva) y desde el cual conducir todo el ordenamiento de los materiales. Esta es la disposición.

El caso (C), nos conduce a la consideración del último momento, la elocución. Consiste esta en la búsqueda del vocabulario adecuado, de la sintaxis apropiada, de la secuencia exacta de las frases, del tono y el ritmo sugerentes para dar expresión al tema. Pero este proceso ya se inicia desde el descubrimiento normal del tema y no concluye inmediatamente después de haber escrito la composición. Requiere muchos reajustes, correcciones pacientes de nuestros borradores, hasta conseguir una composición satisfactoria.

Las características de una buena composición.

No es difícil darse cuenta que, aparte de todas las cualidades de un buen estilo, específicamente la buena composición consiste en el orden acertado, pero que tal orden no tiene por qué seguir siempre una secuencia clásica de principio, medio y fin. Piénsese en esas películas o cuentos que empiezan por el final.

Se opone al orden, el descuido de las repeticiones inútiles –salvo que sean repeticiones significativas. El caso de los párrafos dispuestos al azar y que no constituyen ningún tipo de secuencia.

La buena composición también consiste en la unidad. Se quiebra la unidad cuando se pierde la congruencia, es decir, el desarrollo coherente de los caracteres, de las situaciones y de los temas y se introducen notas, acontecimientos o ideas que la desarticulan.


Publicaciones Diarias en horario de 09:00 a.m.y de 4:00 p.m. (Zona horaria UTC or GMT -05:00) ¡¡¡Gracias por tu Visita y No olvides regresar!!!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Fruto, sus partes y tipos de frutos. La Semilla, partes. Diseminación y Germinación.

Análisis de las Corrientes Literarias de la Literatura Peruana