Cómo Distribuir el Tiempo


El estudiante y el tiempo siempre están contrariados. Aun cuando puedas distribuir el tiempo, no puedes confiarte que puedas ganarle o “ir contra el tiempo [corriente]”.



Son pocos los estudiantes que llegan a adquirir un sentido real de la importancia del tiempo. Y aún menos los que han desarrollado la facultad de organizar y usar su tiempo eficientemente.



Y sin embargo, parece mentira, pero de este hecho depende el éxito o el fracaso del estudiante.



A continuación, se ofrecen unas cuantas sugerencias para ayudar al alumno a distribuir su tiempo:



a. Desarrollar un plan para el día.



Los estudiantes que llegan a sus aulas cansados, excitados o nerviosos es porque no han planificado su tiempo. Este planteamiento abarca tanto el tiempo de permanencia en la escuela o universidad como fuera de ella, según lo requieran las tareas. En general, habrá de asignarse un tiempo determinado en el horario del día para ciertas tareas.



b. Desarrollar un plan para una semana o periodos largos.



Si se requiere de desarrollar informes, ejercicios escritos, monografías, hacer investigaciones bibliográficas u otras que han de terminarse a una fecha dada, el alumno ha de plantear cuando ha de hacerlo, cuándo ha de escribirlo y todo ello con un margen de tiempo para cubrir lo inesperado y no obstante tener un informe listo, a tiempo. De allí, la necesidad de proyectar lo que se piensa realizar cada semana.



c. Reservar tiempo para emergencias.



Los alumnos han de mantener una reserva de tiempo, porque no siempre es posible planear trabajo dentro de los minutos exactamente requeridos. Una visita inesperada, por ejemplo, quiebra el horario de estudio o trabajo, entonces se apela al tiempo de emergencia.



d. Llevar a la práctica el programa de Estudio.



El alumno responsable llevará actualizado su programa, de modo que sea para él un reloj constante de las tareas que han de hacerse y del orden en que habrá que hacerlas.



Todo estudiante debe tener presente el siguiente lema: “Nunca dejes para mañana, lo que tienes que hacer hoy”.



e. Observancia rigurosa del horario.



Cuando el alumno logré organizar su horario sentirá una sensación de alivio de la presión del tiempo, y se dará cuenta que tiene suficiente para todas las actividades y que le quedan horas libres, que las puede utilizar en otras actividades.

  1. Cumplir con su plan o su horario significa, por ejemplo:
  2. Arreglar sus útiles desde el día anterior.
  3. Resolver las tareas, ejercicios o asignaciones.
  4. Estudiar con anticipación.
  5. Prever para casos no previstos.
  6. Llegar temprano al colegio.
  7. Acostarse y levantarse temprano.
  8. No ver televisión hasta tarde.
  9. No ir al cine en función de noche.



También Puedes Revisar:  


Fuentes Bibliográficas.
  • Jorge Lazo Arrasco. 2000. Metodología del Trabajo Universitario. Dpto. DE IMPRESIONES Y PUBLICACIONES DE LA UNIVERSIDAD INCA GARCILAZO DE LA VEGA. Págs. 59 – 61.


Publicaciones Diarias en horario de 09:00 a.m.y de 4:00 p.m. (Zona horaria UTC or GMT -05:00) ¡¡¡Gracias por tu Visita y No olvides regresar!!!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Fruto, sus partes y tipos de frutos. La Semilla, partes. Diseminación y Germinación.

Análisis de las Corrientes Literarias de la Literatura Peruana