Las Características del Lenguaje


A continuación, se señalan las características del lenguaje poniendo énfasis en la lengua por la importancia que ésta tiene en la labor del maestro.




El lenguaje es una de las creaciones más extraordinarias del hombre. Gracias a aquel ha podido vivir en sociedad. Pero, es necesario esclarecer que el lenguaje no es el único medio por el cual interactuamos porque existen otras formas en el interior de la comunicación entendida, ésta, como un concepto más genérico.



Son diez las características del lenguaje como lengua. Definimos:



1. El lenguaje es humano. Esto significa que el lenguaje es una característica que solo el ser humano posee. Ningún otro ser viviente posee el lenguaje articulado, entendiéndose a éste como un hecho psíquico, fisiológico, físico. Por ejemplo, los loros no hablan porque no pueden hacerlo de manera organizada y sistemática y así transmitir intenciones y significados concretos. Su “hablar” abarca el plano fisiológico, físico; mas no el psíquico.



Ergo, el lenguaje es tanto cualitativa como cuantitativamente único. Para que los sistemas de comunicación puedan ser considerados lenguajes deben gozar de flexibilidad, creatividad y libertad.



2. El lenguaje es un sistema. Todo sistema comprende un conjunto de reglas que fijan el funcionamiento de sus componentes. Esto ocurre con el lenguaje. Éste es un sistema y como tal comprende un conjunto determinado de componentes y elementos diversos, los que se organizan siguiendo reglas precisas.



Si acatamos las reglas de una lengua en particular, seremos capaces de transmitir un mensaje. Por ejemplo, si decimos:



¿Quieres irte a pescar con nosotros hoy día Domingo?



Si no acatamos las reglas del español, aunque usemos las mismas palabras antes expuestas, no seremos capaces de organizar un mensaje. De pronto tendremos:



¿Día Domingo con irte a hoy nosotros pescar quieres?



O también:



¿Con Domingo día nosotros pescar…?



Sin que nadie nos haya enseñado aplicaremos la regla gramatical adecuada que nos permitirá ser entendidos y así sabremos que lo expresado, como lo hicimos en la primera oración, es lo correcto y entendible y que las demás construcciones están incorrectas. Cuando hablamos, pues, acatamos reglas y gracias a ellas organizamos nuestros enunciados. La capacidad de descubrir si un enunciado es correcto o no es clara muestra del conocimiento que todos tenemos de nuestra lengua y que se denomina gramática.

Aprendemos el funcionamiento de la lengua a través del contacto con los individuos que nos rodean pertenecientes a nuestra misma comunidad lingüística. Con ellos aprendemos a comunicarnos desde niños y todos los miembros de nuestra comunidad lingüística compartimos y usamos las mismas reglas para interrelacionarnos.



Las reglas que regulan el funcionamiento del lenguaje encuentran su realización en el uso social. El hombre usa estas reglas sin que necesariamente sea consciente de su existencia o funcionamiento.



Para hablar, pues una lengua, no es preciso conocer de modo explícito sus reglas. Esto es demostrable cuando hablan los niños de edad preescolar y las personas que nunca han ido a la escuela. Las reglas del lenguaje existen y rigen el funcionamiento de nuestros enunciados. Lo interesante es que siendo el hombre un ser social y siendo el lenguaje su principal medio de expresión y significado, usa todo en un conjunto de reglas que funcionan a la vez en niveles diversos. Debido a la existencia de reglas que rigen para la comunicación, como lo experimentamos con los enunciados dados líneas arriba, decimos que el lenguaje es sistemático. Todas las lenguas del mundo, se escriban o no, se rigen por reglas, es decir, que todas las lenguas tienen su gramática.



 3. El lenguaje es un sistema de sistemas. El lenguaje es una facultad humana que sirve al hombre para expresar lo que él quiere. Éste se resume en la lengua. Pero, la lengua no es la única forma usada para comunicar algo. Existen otras formas que usan símbolos no lingüísticos pero que constituyen sistemas muy eficientes de comunicación. Así como la lengua comprende un conjunto de reglas; otras formas de comunicación también contienen sus correspondientes reglas. Estos “lenguajes”  son el uso de señales luminosas, el de los sordomudos, los diferentes lenguajes lógicos, etc.; pero, a pesar de los sofisticados que podrían ser estas formas o sistemas ninguno posee la riqueza del lenguaje. Es por esto que el lenguaje es el más completo. Los seres humanos hemos creado diversos sistemas de comunicación y todos ellos en forma general componen el lenguaje. El lenguaje es un sistema de sistemas.



4. El lenguaje es creatividad. El lenguaje con el hombre crea constantemente nuevos mensajes, nuevas experiencias: selecciona palabras y frases familiares y organiza el mensaje según las reglas impartidas por todos los hablantes. El hombre puede decir y entender cosas que no han sido dichas ni escuchadas antes usando este recurso.



5. El lenguaje es un símbolo. Decir que algo es un símbolo significa que tiene relación con su capacidad de transmitir significados. Entonces, cada cultura tiene elementos diversos simbólicos que expresan significados precisos. Así, si en una ciudad de Sudamérica vemos que todas las casa y edificios están embanderados, suponemos que es día de fiesta. También, si en la sociedad hispanoamericana vemos a alguien vestido de negro, esos son símbolos porque expresan significados concretos que aparentemente no tienen relación directa con la fiesta o con la muerte. No obstante, todos los miembros del grupo social comparten esta asociación entre bandera y fiesta, por un lado y entre ropa negra y duelo, por otro. Estos significados, sin embargo, no son universales y pueden variar de una cultura a otra.



La relación símbolo significado está relacionada culturalmente. Lo mismo ocurre con la lengua. Toda palabra expresa un significado determinado, conocido, compartido por el grupo social. Así, por ejemplo, para referirse a un animal con ciertas características, en castellano decimos perro: en quechua, allku; en candoshi, tumushi; en aimara, anu;en maya, tz’l; en inglés, dog; en italiano, cane.



6. El lenguaje es conocimiento. Pues con él expresamos nuestro conocimiento del mundo, de las cosas; de todo evento real o imaginario. Existe estrecha relación entre pensamiento y lenguaje. Destáquese que el lenguaje constituye una parte integral del conocimiento humano. El lenguaje es un área del conocimiento a través del cual intercambiamos información con el mundo que nos rodea; mediante el lenguaje el hombre descubre maneras de adquirir conocimientos y de utilizarlos. El lenguaje nos posibilita el acceso a todo un conjunto de conocimientos.



El lenguaje también nos sirve como medio de creación, para adquirir y desarrollar conocimientos. Por medio del lenguaje expresamos nuestros puntos de vista, nuestras interpretaciones, nuestras teorías. Por lo tanto, el lenguaje es conocimiento y sirve para crear conocimientos.



7. El lenguaje es cultura. Esto porque es parte integrante de la cultura. Toda cultura está compuesta por múltiples elementos: organización social, creencias, valores, comportamientos, música, etc.; sin embargo, el lenguaje tiene una particularidad muy especial porque además de constituir un elemento de la cultura, unifica los demás aspectos de ella y los expresa. Por medio del lenguaje podemos hablar de nuestra organización social, de nuestras creencias, de nuestros valores; podemos describir nuestros comportamientos e interpretar nuestra música. Hablar sobre nuestra cultura nos permite también reflexionar acerca de ella, tomar conciencia de nuestras similitudes y diferencias que existen con relación a otras.



El lenguaje es el medio a través del cual descubrimos, interpretamos y organizamos nuestra realidad; o sea, el lenguaje nos permite construir nuestra realidad. Así encontramos significados en el mundo. Es que mediante el lenguaje tenemos acceso a los demás componentes de la cultura y logramos identificarnos con otros miembros de nuestro grupo. Además, gracias al lenguaje la cultura se transmite de una generación a otra. Cuando un niño aprende a hablar no solo maneja una lengua sino que a través de ella aprende a vivir en sociedad y a compartir significados comunes con los demás miembros de su comunidad. El proceso de sociabilización del niño pasa necesariamente a través del lenguaje.



La visión de un pueblo respecto al mundo y de las cosas se expresa, se mantiene y se reproduce a través del lenguaje. La estructura de una lengua refleja la manera de pensar de su hablante.                                             



8. El lenguaje describe e inventa realidades. Así como el lenguaje nos permite interpretar el mundo que nos rodea, nos permite también referirnos a hechos pasados, presentes y futuros, a hechos reales o imaginarios, expresar nuestros sueños, deseos, voluntades; nuestros puntos de vista respecto al mundo y de las cosas imposibles. Podemos hablar de sirenas, unicornios, diablos, de lobos con ojos estrellados, centauros, yacurunas, chullachaquis, runamulas, etc. Entonces, pues, el lenguaje nos permite crear nuevas expresiones y a través de ellas crear nuevas realidades, nuevos mundos. La fantasía se hace posible a través del lenguaje y una muestra clarísima lo constituye, por ejemplo, la mitología griega, los cuentos, las novelas, las leyendas amazónicas, a través de las cuales sus autores crean universos nuevos.



9. El lenguaje es social. Mejor dicho, es un hecho social. Éste a semejanza de toda creación humana, es producto de todo proceso histórico, es una herramienta cultural porque se aprende en sociedad. Al igual que el arte, la política, la religión, la moral, etc., el lenguaje supone el aprendizaje transmitido generacionalmente.



Todo es hecho por el hombre, así que el lenguaje tiene un sustento social. El hombre lo es porque vive en sociedad. Por lo tanto, el lenguaje es un poderoso medio que permite interrelacionarnos e interactuar con nuestros semejantes toda vez que a través de él establecemos vínculos. Recuérdese que el niño desde temprana edad aprende a hacer uso del lenguaje para entablar vínculos afectivos con los que lo rodean y particularmente, con la madre.



10. El lenguaje, entendido éste como acto de hablar, de usar sonidos articulados, posee doble articulación. Esta es la característica más resaltante que tiene el lenguaje.



a. La primera articulación. El concepto de articulación es algo muy específico, pues ya Saussure había señalado que en latín articulus significa miembro, parte, subdivisión en una sucesión de cosas. La primera articulación consiste en la división de la lengua en sus unidades significativas mínimas. Éstas se concatenan con otras unidades significativas mínimas y se forman las palabras. Las cuales, a su vez, se articulan con otras y así sucesivamente hasta formar textos mayores.



A las unidades significativas menores se les denomina, según Martinet, monenas. Así. María es una unidad que posee un solo monema; gatito es una unidad que posee más de un monena: gat-it-o. Cada unidad mínima posee un significado: gat, nos da la idea del animal en mención; -it, da la noción de pequeño; -o, marca el género que es en este caso, masculino.



Conviene aclarar que dividir a la palabra en unidades significativas no equivale a dividir palabras en sílabas.



b. La segunda articulación. Consiste en dividir a la lengua en sus unidades menores no significativas; pero, sí distintivas; es decir, en fonemas. Así como: Carro, /k/ /à/ /rr/ /o/. Puede verse que articulando estos sonidos tenemos la cadena sonora /kàrro/. El fonema es la segunda unidad articulatoria.



Todos los idiomas o lenguas poseen un determinado número de fonemas: español, 24; francés, 34, etc.



También Puedes Revisar:



Fuentes Bibliográficas.
Monografía “El Estudio del lenguaje y su teoría social”. UNAP.

Publicaciones Diarias en horario de 09:00 a.m.y de 4:00 p.m. (Zona horaria UTC or GMT -05:00) ¡¡¡Gracias por tu Visita y No olvides regresar!!!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Fruto, sus partes y tipos de frutos. La Semilla, partes. Diseminación y Germinación.

Análisis de las Corrientes Literarias de la Literatura Peruana