Reflexión 10: Cristo, nuestro sustituto

El Hijo de Dios... me amó y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2:20


Cristo, nuestro sustituto
 
Como redimidos nunca olvidemos que nuestra vida pecaminosa nos habría llevado finalmente a lugar de tormentos. El castigo eterno, lejos de Dios, habría sido nuestro destino. ¡Qué terrible! ¿Cómo pudimos escapar a ese triste final?
Dios nos mostró la única solución: a fe en su Hijo Jesucristo, quien tomó nuestro lugar en el juicio. ¡Qué felicidad para nosotros!

Ahora bien, contemplamos a nuestro admirable sustituto. Cuando los soldados de los principales sacerdotes apresaron al Señor Jesús para crucificarle, él les dijo: "Si me buscáis a mí, dejad ir a éstos" (Juan 18:8).

En otra oportunidad él dijo: "Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos" (Juan 15:13). ¡Fue lo que Jesús hizo! ¿Somos concientes de su gran amor por nosotros?

Precisamente en los sufrimientos que él tuvo que soportar en la cruz del Gólgota, su amor fue puesto a prueba de la manera más profunda. Sus discípulos lo abandonaron, sus enemigos descargaron toda su maldad sobre él. Dios lo dejó solo en las tres horas de tinieblas, porque allí en la cruz él cargó con todos nuestros pecados y se halló bajo el juicio de Dios, sustituyéndonos, pues ese habría tenido que ser nuestro lugar. 

Sin embargo, su amor por usted y por mí fue más fuerte que todo. A él corresponde nuestra adoración y nuestro profundo agradecimiento..

"Cristo vino al mundo para salvar a los pecadores" (1 Timoteo 1:15).

Lo que he leído:
La Buena Semilla. Ediciones Bíblicas. Suiza.


Recuerda que puedes comentar libremente ¡Deja tu comentario! Publicaciones Diarias en horario de 09:00 a.m.y de 4:00 p.m. (Zona horaria UTC or GMT -05:00) ¡¡¡Gracias por tu Visita y No olvides regresar!!!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Fruto, sus partes y tipos de frutos. La Semilla, partes. Diseminación y Germinación.

Análisis de las Corrientes Literarias de la Literatura Peruana