Muchas gracias Sr. Jorge Mera

Quise compartir con ustedes esta anécnota, rara, que tuve por la mañana de hoy. Es algo que quizás a simple vista no pueda significar mucho, pero para quien lo vive, para quien en ese momento lo necesitaba, tiene un valor espiritual y animico único: caminaba temprano por la mañana y una mano, en momentos en que me encontraba en un lapso depresivo, se extendió a mí. Era la mano de Jorge Mera, como un gesto de ¡Ánimo, no todo está perdido!

Hoy estuve dubitativo y muy decaído por muchos sucesos en mi personal y laboral. Deudas, pagos, compromisos. Un antiguo jefe, mediocre, que para tapar su ineptitud, brutalidad, torpeza y falta de juicio me hizo de ofrenda de sacrificio, maleteándome duramente, incluso cuando varias iniciativas se hicieron para beneficio del mismo con el fin de qué mejorara, y en ideas que ni quería poner en marcha.

En fin, este es el Perú. Este es Iquitos. Esta clase de gente, muy mediocre, cree que puede venir a nuestra ciudad, aprovecharse del espíritu colaborador y limpiar sus errores con uno. Gente maletera, que habla mal y que solo critica, mas carecen de iniciativas e ideas propias, porque solo SON COPIONES E IMITADORES de otros.

Tantas cosas en mi mente. Muchas responsabilidades. Caí inconsciente en un estado de depresión que se veía en la calle. Justo cuando subía la Brasil cuadra 4, salía Jorge Mera, lo miré fijamente, lo reconocí, me quedé un poco sorprendido porque no esperaba ver a un candidato a la región (hasta ese momento solo era "un" candidato). Mi rostro marcado por la depresión y la necesidad de encontrar soluciones concisas a mi situación complicada se mezclo con la sorpresa del momento, solo miré, triste. El Sr. Mera me saludó, acentí la cabeza, me había quedado mudo y sin palabras y en ese momento -confieso- hubiese querido llorar en los hombros de alguien, por evitar algo de roche me contuve.

Lo más resaltante: entre el súbito de la sorpresa el Sr. Jorge Mera extendió su mano en saludo y yo extendí mi mano en apretón respondiendo al saludo. Os juro, necesitaba algo así. Necesitaba, en ese instante, alguien que me dijera "ánimos, todo va ir bien", "tranquilo, los problemas pasan", "fuerza, no todo está perdido"... Eso necesitaba. Son valores espirituales innatos que se transmiten:

De forma espontánea, imprevisible, sin que lo pidas; la persona que nace para saberlo, logra percibir que lo necesitas, aún cuando todo paresca casualidades. Gracias Sr. Jorge Mera, sin importar que usted sea o no candidado a yo que sé, muchas gracias por ese apreton de manos. Déjeme decirle que sin nisiquiera conocerle o ser partidario de su partido, usted se ha ganado mi voto.

LAS PERSONAS VALEMOS MÁS POR LO QUE TRANSMITIMOS. No por lo que criticamos. Los políticos y candidatos al gobierno están siempre en los ojos de todos. Hoy aprendí, además, que no debo nunca más decaer por maleteos, habladurías, mentiras y ofrendas negras, sino más bien mantener ese espíritu creativo, esa inteligencia emprendedora y las ganas de poner en marcha las ideas que pueda producir. Esta doble lección fortalecerá a partir de hoy mi corazón. ¡Arriba y a seguir luchando!

Recuerda que puedes comentar libremente ¡Deja tu comentario! Publicaciones todos los Lunes (Zona horaria UTC or GMT -05:00) ¡¡¡Gracias por tu Visita y No olvides regresar!!!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Fruto, sus partes y tipos de frutos. La Semilla, partes. Diseminación y Germinación.

Análisis de las Corrientes Literarias de la Literatura Peruana