El Enemigo del Cristiano



El principal enemigo del cristiano no es diablo o como quieran llamarlo, tampoco los demás espíritus malos, menos los que desean nuestro mal. Quien es nuestro enemigo, al que más debemos dominar con la ayuda de Cristo Jesús y por quien Jesús se entregó en la cruz del calvario, ya que el hombre por sí mismo no era capaz de vencerlo. Su nombre es: LA MUERTE. A este principal enemigo solo lo podemos vencer si aceptamos en nuestro corazón que Jesús venció a la muerte al sacrificarse en la cruz del calvario, morir y ser resucitado por Dios Padre al tercer día ¡Amén!



A la muerte Jesús venció. Hace 2013 años, un niño vino en un pesebre, de madre virgen, quien aceptó la voluntad de Dios sobre ella. Mientras Dios ponía a su hijo unigénito en el mundo, pastores y reyes magos lo adoraron y columnas de ángeles alababan a lo alto. Dios protegió a su hijo de la fuerzas de Herodes. Vueltos de Egipto, lo confirmaron ante las leyes judías. El niño crecía en sabiduría y amor a Dios, con todos los rasgos, personalidad y emociones de los hombres, aún así se mantuvo lejos del pecado.

Su primer milagro fue convertir el agua de una fiesta de bodas en vino. Cuando fue bautizado el Espíritu de Dios lo confirmó, acercándose sobre él en forma de Paloma. Hizo milagros, sanidades, reunió doce apóstoles y predicó la verdad del evangelio de paz, logrando reunir multitudes a las que pudo alimentar con 5 panes y 2 pescados. Pero el mayor milagro que Jesucristo hizo para nosotros fue salvarnos de la muerte. Siendo entregado por traición, se mostró manso y humilde delante de los líderes judíos y las autoridades romanas. Fue crucificado en medio de insultos y escupidas, humillado hasta el extremo mientras su cuerpo molido por los 40 latigazos romanos cargaba una tremenda y pesada cruz.

En la muerte en la cruz, Jesús no estaba siendo humillado en vano. Mientras sus enemigos terrenales se burlaban, mientras Satanás observaba extasiado como se humillaba al Hijo unigénito de Dios, Jesús estaba luchando tercamente, sin vacilar, que aunque hubiera querido bajar de esa cruz inmediatamente, no dudo, lloró, perdonó, las heridas le ardían, pero en eso Jesús sabía que llegaba por fin la hora, la hora de cumplir el sueño anhelado del Dios Padre a quien amaba con todo su ser, que era: ¡Salvar al hombre de la muerte!

Seguro ni Satanás ni la muerte se esperaban que Jesús, convertido en hombre y con poder bajara hasta los abismos para arrebatarle al Diablo las llaves y someter a la muerte por debajo de sus pies. Tal vez pensaron que como era también hombre, podrían retener al señor; pero Jesús los derrotó: Y eso pasó. Sometidos ambos, tuvieron que aceptar que Jesús es el hijo de Dios y que se había cumplido la salvación del hombre. Al tercer día, ante la conmoción de soldados y un terremoto, Jesús resucitaba con poder y gloria, confirmando el poder del padre para salvarnos. Se apareció a sus discípulos, a quienes estuvieron con él y a las mujeres que les acompañaron. Pronto ascendió al cielo, para que nuestro consolador viniera a la tierra. Sus discípulos predicaron todo esto que vieron y hasta este día, de este mes de junio, el testimonio de aceptar la muerte y resurrección de Jesús es el primer y único paso para alcanzar la gracia y salvación de Dios.

Jesús venció a la muerte. Por gracia somos salvos, no por obras. Que nadie te engañé. Jesús ya hizo el único sacrificio por tus pecados, el se entregó por ti, para que tú ya no tengas cada año que presentar sacrificio, pues él es el único sacrifico y ofrenda por tus maldades que se manifiestan por la ley. Cree en tu corazón esta verdad, y podrás ser salvo. Jesús te llama a la salvación, ven a él. Amén.

Dios te bendiga.


Recuerda que puedes comentar libremente ¡Deja tu comentario! Publicaciones todos los Lunes (Zona horaria UTC or GMT -05:00) ¡¡¡Gracias por tu Visita y No olvides regresar!!!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Fruto, sus partes y tipos de frutos. La Semilla, partes. Diseminación y Germinación.

Análisis de las Corrientes Literarias de la Literatura Peruana