Los refugiados sirios y la esperanza

¿Por qué mi país no abrió las puertas para los refugiados sirios? ¿Qué se cree el gobierno peruano? ¿Por qué son tan brutos e inhumanos nuestros líderes? No entiendo porque es que podemos ir a las urnas y escoger esta clase de lacra como nuestros líderes políticos. Y es que hoy, viendo la noticias de El Comercio en el facebook, me emocioné al ver un video sobre los refugiados sirios y una pequeña niña alemana que da a un grupo de idiotas sin cerebro un gran ejemplo. Tal como les muestro en la imagen a continuación:





Quiero recalcar que la imagen la tomé del diario el comercio en la siguiente nota informativa: Niña entregándole dulces a refugiada conmueve en las redes

Estoy seguro que usted amado lector se estará preguntando qué de especial tiene la imagen y que me encuentre escribiendo este artículo. Yo le digo: ¡Mucho! Y nadie lo saber mejor que aquellos que solo tuvieron una de dos opciones terribles: huir o morir.

Si te condicionan con las opciones anteriores no tienes absolutamente nada, lo has perdido todo, incluso has perdido la esperanza de seguir viviendo. No se trata del miedo a la muerte, se trata de la frustración que te causa  el hecho que individuos se tomen la autoridad para destruir tus metas e ilusiones y tú no tengas más alternativa que resignarte, es el poder que un grupo tiene para asesinarte y simplemente tengas que aceptar ser asesinado, es ver que todo lo que has construido es destruido en cuestión de segundos, por lo que en ese mismo tiempo tengas que tomar lo único que verdaderamente tienes y que jamás vas a recuperar si lo pierdes: tu familia y tus hijos. 

En el instante en que un arma empieza a cobrar sus primeras víctimas, coges con fuerza a tu hijo/hija y sin mirar atrás, abandonando tu casa, tus ropas, tus comodidades, tus pertenencias, sin dinero, sin alimento, empiezas a correr desesperadamente buscando una dirección donde no se escuche el rugido de un arma de fuego. Corres con tanta prisa que el pánico te hace olvidar el hambre, la sed y el cansancio, este esfuerzo lo haces para salvarte y salvar lo que tanto amas y por quien tanto has trabajado. Puedes tener a tu esposa o un familiar corriendo a tu lado, o puedes llevar su imagen en tu mente cayendo al suelo, ensangrentado, gritando una sola frase "¡corre, sálvense!".

Esta tétrita imagen, muy dura, que intento recrear en frases que no alcanzan a mostrarnos el horror y el sufrimiento de estas personas que huyen, sin esperanza, es la razón que este artículo y la imagen valgan la pena. Una niña alemana entrega dulces a una refugiada siria, al haberlo hecho no le entregó realmente un dulce, le entregó la esperanza que se había muerto en su huída, le entregó la posibilidad de que pueda realizar sus sueños y materializar sus ideales, le regaló de nuevo la vida, ese dulce es la simbología del humanismo y la pureza, el retrato vivo de que sí podemos regalarle una segunda oportunidad a quien solo se veía muerto; es el don de un nuevo empiezo que florecerá para ella en Alemania, el éxito de su huída, el premio que recibe su padre, madre o la persona que la ayudó a huir: que su esfuerzo no fue en vano.

De mi especial saludo a los países que han acogido a los sirios que huyeron. Expreso mi enorme decepción porque mi país no haya mostrado compasión, sabíamos que nuestros gobernantes eran podridos, lo que no pensaba era que además de podridos fueron zombies muertos por dinero (los zombies originales son muertos por cerebro, pero a estos ni los zombies quisieran devorar). Que Dios bendiga a los países que dieron esperanza a estos niños, mujeres y hombres que lucharon por sus vidas y que hoy despertarán  a la luz de un claro día, a los primeros rayos de claridad de su esperanza.


Giovanni Mori Escritor y Fotógrafo Freelance. Dios te bendiga. ¡Deja tu comentario! ¡¡¡Gracias por tu Visita y No olvides regresar!!!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Fruto, sus partes y tipos de frutos. La Semilla, partes. Diseminación y Germinación.

Análisis de las Corrientes Literarias de la Literatura Peruana