Expresión "El Burro de mi Amigo".

¿Es correcto expresarnos con la frase "el burro de mi amigo? En este artículo veremos una fuente muy buena que nos relata sobre esa expresión y la analiza desde el punto de vista bíblico y el punto de vista humanista, haciendo referencia al trato que debemos tener como personas y con las personas en la sociedad. El burro de mi amigo, en este artículo visto como el ayudar a nuestro enemigo.

¿Qué tengo que ir a ayudar a mi enemigo? ¿Para qué? La respuesta seguro los sorprenderá…
 
El Burro de mi Amigo
 
La Torá nos prohíbe odiar: “No odiaréis a vuestro hermano en vuestro corazón” (Levítico 19:17). ¿Les gustó? A mí también, hasta la próxima.


Muchas veces has vuelto a tu casa cargada como un burro… ¿un burro? Eso me recuerda algo que parece contradecir lo que acabo de escribir.

Vamos a investigar un poco, no sea cosa que luego nos tilden de tratar los temas muy superficialmente. Veamos (Éxodo 23:5): “Si ves el asno de alguien a quien odias, doblado por su carga ¿acaso te negarás a ayudarlo? Una y otra vez lo ayudarás” Pero… pero ¡qué atrevimiento! ¿Me están dando permiso para odiar al prójimo?

El Talmud discute la noción del odio. Tras una descripción acerca de los tres tipos de gente a la que HaShem odia, la Guemará expone un caso en el que el odio hacia un trasgresor está permitido. No lo voy a detallar aquí (al que le interese: Tratado Pesajim 113b), porque lo que me interesa remarcar es que aún aunque odie al dueño del asno, es mi obligación ayudarlo, incluso si en el mismo momento mi amigo está en la misma situación.

O sea que allí está el asno de mi amigo, no, perdón, no está bien decirlo así, corrijo: allí está mi amigo, con su asno rendido por la carga y allí está mi enemigo y su asno y bla bla y ¿qué? ¿Qué tengo que ir a ayudar a mi enemigo? ¿Para qué? La respuesta seguro los sorprenderá: ¡Para someter a la inclinación al mal! (la guerra continúa).

Separar el odio del pensamiento del odio en la acción. Que me esté permitido odiar a esa persona no significa que me esté permitido comportarme como si la odiase. La Torá viene a enseñarme a dominar mis propias pasiones, para sacar lo mejor de mí siempre, para que mis malas inclinaciones no se apoderen de mí, para que no haya justificación para un mal comportamiento.

Nuevamente la Torá me está pidiendo, rectificar mi conducta y no rendirme ante los malos sentimientos. Y aunque hoy en día resulte difícil encontrar en el camino a un enemigo con un burro sobrepasado por la carga, para poner en práctica lo que acabo de aprender, no me va a resultar nada difícil encontrar a una burra que carga con la mala inclinación de no querer ayudar a un no tan amigo. Ahora sé que debo corregirlo.


Excelente análisis que nos muestra como debemos comportarnos ante personas que nos hacen daño o personas que odiamos. Aún la más pequeña de las buenas acciones avergüenza a los que nos odias.

FUENTE ORIGINAL: http://www.breslev.co.il/articles/vida_y_sociedad/el_burro_de_mi_amigo.aspx?id=17568&language=spanish

Giovanni Mori Ramirez, Redactor y Fotógrafo Freelance. Dios te bendiga. ¡Deja tu comentario! ¡¡¡Gracias por tu Visita y No olvides regresar!!!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Fruto, sus partes y tipos de frutos. La Semilla, partes. Diseminación y Germinación.

Análisis de las Corrientes Literarias de la Literatura Peruana