Cita del 31/08/2017

Hubiera yo caído si no fuera que el Dios de Israel extendió su mano para sostenerme. Hubiera yo muerto, si no fuera que los ojos del Dios de Israel voltearon inmediatamente para curarme. Hubiera yo tomado mi propio camino, si no fuera que la voz del Dios de Israel sonó en mi corazón para agitarme a él. Hubiera yo perdido, si no fuera que el Dios de Israel se puso en frente de mí para protegerme. Hubiera yo quedado sin sentido, si no fuera que el Dios de Israel esta conmigo. Gracias a ese Dios Vivo de Israel es que hoy respiro. Por Giovanni Mori.

Giovanni Mori Ramirez, Redactor y Fotógrafo Freelance. Dios te bendiga. ¡Deja tu comentario! ¡¡¡Gracias por tu Visita y No olvides regresar!!!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Fruto, sus partes y tipos de frutos. La Semilla, partes. Diseminación y Germinación.

Análisis de las Corrientes Literarias de la Literatura Peruana